Ermita bajo la advocación de la Virgen de los Dolores, de planta de cruz latina, con los brazos cortos muy poco pronunciados al exterior, y un porche en la parte delantera, a modo de nartex. Se cubre a tres aguas en cada uno de sus brazos, e incluso en el porche, y sobre el crucero se alza un cimborrio octogonal con una moldura, a modo de friso en la parte alta, y cubierta también octogonal y rematada con una veleta de forja. También en el tejado, sobre la puerta, se ha reconstruido, en ladrillo, lo que fuera la espadaña original donde estaría ubicada la campana.

Está construida en sillares irregulares de piedra, si bien en algunas zonas se observan sillares mejor trabajados, revocada en yeso y pintada en color blanco. Cuenta con escasos vanos, uno en cada brazo corto, y dos a los pies de ambos lados del brazo largo, todos ellos rectangulares, y con la puerta principal, de gran tamaño, y enmarcada por una moldura cóncava y sobre ella un pequeño detalle decorativo en forma de escudo.

El porche tiene una estructura de madera cubierta de teja árabe que apoya en los pies de la nave y en dos postes de madera, que actúan como columnas, apoyados en unos pilares